fbpx
infusión de cáñamo

Preparar una infusión de cáñamo

La preparación de bebidas e infusiones a base de cáñamo es una de las formas más antiguas pero, al mismo tiempo, menos utilizadas de tomar esta planta. Esto, posiblemente, se debe al hecho de que la infusión de cannabis tarda un poco más en prepararse que otros procedimientos más conocidos, pero mucho menos saludables. Tienes que saber que con un poco de paciencia, podrás obtener una bebida saludable y relajante, especialmente beneficiosa para quienes sufren de artrosis, dolores de garganta o problemas respiratorios. El cáñamo es una planta con muchos beneficios, conocida principalmente por sus efectos analgésicos y ansiolíticos que se deben al cannabidiol (CBD), el ingrediente activo del cannabis, que promueve el sueño y ayuda a la digestión. Sigue estos sencillos pasos y aprende a preparar tu propia infusión para dormir, utilizando inflorescencias de cannabis light y algunos otros ingredientes que casi seguramente ya tienes en tu cocina.

¿Infusión de CBD o THC?

El CBD, cannabidiol, es un ingrediente activo que se encuentra en el cáñamo y que no tiene efectos psicoactivos. Tiene propiedades relajantes, antioxidantes y antiinflamatorias.

El THC, tetrahidrocannabinol, es la sustancia psicotrópica del cannabis. Provoca un estado alterado de conciencia en los individuos, lo que lleva a una excitación febril, dificultades de memoria y puede afectar a la percepción del espacio y el tiempo.

Cuando estas sustancias circulan por el cuerpo, entran en comunicación con los receptores CB1 y CB2, que forman parte del sistema endocannabinoide. Se trata de un sistema biológico encargado de mantener un estado de perfecto equilibrio en el cuerpo humano y animal. Está presente tanto en humanos como en mamíferos, como perros y gatos. En concreto, el CBD bloquea las funciones del receptor CB1, disminuyendo así las reacciones más agudas del THC, que en cambio se activa al unirse a él, provocando los clásicos efectos psicotrópicos.

La elección de una infusión de CBD o de THC depende de su uso previsto. En el primer caso, estamos hablando principalmente de un uso doméstico y recreativo, mientras que en el segundo caso, estamos hablando de un uso terapéutico, para el que es necesaria e imprescindible la supervisión médica en cuanto a la forma de tomarlo.

Qué necesitas para preparar una infusión de cáñamo

Para preparar una infusión de cáñamo necesitarás:

  • 200 mg de cannabis aproximadamente (aunque depende de la tolerancia de la persona que la consuma).
  • 250 ml de agua.
  • 15 cl de leche preferiblemente entera y de vaca (para que tenga grasa).

Cómo preparar una infusión de cáñamo paso por paso

  • Desmenuza las inflorescencias y ponlas en un filtro o bolsa de té

Después de separar cuidadosamente los cogollos de cannabis de las semillas y las ramitas (si las hay), desmenuza la marihuana, teniendo cuidado de no pulverizarla completamente. Coge la mezcla resultante y colócala en un filtro o en una bolsita de té vacía.

  • Hierve el cannabis en una ollita 

Llena un cazo con agua fría y sumerge el filtro que has preparado. La dosis debe ser de 250 ml de agua para no más de 200 mg de cannabis. A continuación, pon la olla al fuego y, una vez que alcance el punto de ebullición, cúbrela con una tapa y déjela hervir durante al menos 15 minutos.

Consejo útil: añade siempre un poco de agua durante la ebullición para compensar la cantidad evaporada.

  • Añade leche, preferiblemente entera

Después de hervir tu infusión de cáñamo, añade unos 15 cl de leche, preferiblemente entera. Recuerde que los principios activos del cáñamo son liposolubles y no hidrosolubles. Por lo tanto, es necesario utilizar grasas para hacerlas solubles. Deja en el fuego otros 10 minutos, manteniendo el fuego muy bajo.

Puedes incluso decidir no añadir un ingrediente graso en tu infusión de cáñamo, pero ten en cuenta que los efectos relajantes y calmantes del CBD serán mucho más moderados.

  • ¡Tu infusión de cáñamo está lista!

Después de dejarla enfriar unos minutos puedes endulzar a tu gusto con miel o azúcar. No te queda otra cosa que disfrutar de tu infusión de cáñamo y gozar de tu momento de relajación.

Cómo guardar la infusión de cáñamo

Si deseas tomar la tisana durante el día, puedes guardarla en un termo de cristal o de metal; debido a la presencia de leche, puedes guardarla en el frigorífico un máximo de 5 días.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *