fbpx
cbd para enfermedades de la tiroides

PROBLEMAS DE TIROIDES: ¿CÓMO AYUDA EL CBD?

Si tienes alguna enfermedad del tiroides, deberías saber cómo puede ayudarte el CBD a lidiar con ellas de forma natural y efectiva. Y si no es tu caso, debes tener en cuenta que muchas personas desconocen que las padecen, ya que sus síntomas más comunes – como el cansancio, el estreñimiento, la depresión, aumento o pérdida de peso- pueden confundirse con los efectos de otras patologías. Sigue leyendo para conocer más sobre el Tiroides, el Sistema Endocannabinoide y nuestro querido CBD.

¿QUÉ ES LA GLÁNDULA TIROIDES?

La tiroides es una pequeña glándula ubicada en la parte frontal del cuello, justo debajo de la nuez de Adán. Para que te hagas una idea, imagina un racimo de uvas en forma de mariposa. Está formada por dos lóbulos llenos de folículos, unidos por una banda denominada istmo tiroideo.   

¿Sabías que la tiroides forma parte del Sistema Endocrino? Éste está formado por un conjunto de glándulas que tienen la función de crear hormonas, liberarlas en la sangre y así controlar infinidad de funciones de nuestro organismo como el crecimiento, el desarrollo, el metabolismo y la reproducción.

FUNCIÓN DE LA GLÁNDULA TIROIDES

La glándula Tiroides, en concreto, fabrica hormonas tiroideas (Tiroxina y Triyodotironina) las cuales son muy importantes, porque intervienen en el desarrollo del Sistema Nervioso y regulan el metabolismo. Es decir, que regulan la velocidad a la que el cuerpo quema calorías de los alimentos que consumimos para convertirlo en energía.  

Por eso decimos que son imprescindibles! Además, son las encargadas de controlar la frecuencia cardíaca, la fuerza muscular, los niveles de colesterol, son las que forman la vitamina A, las que mantienen nuestra temperatura corporal o regulan nuestro peso… Incluso pueden regular nuestro estado de ánimo!

PROBLEMAS DE LA TIROIDES

El proceso es el siguiente: con la ayuda de otras dos glándulas (la glándula pituitaria y el hipotálamo), la tiroides produce hormonas tiroideas, las libera en la sangre y el torrente sanguíneo actúa como un río para transportarlas a las células.

Según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), El 10% de los españoles sufren alguna afección de la glándula tiroidea.

Sin embargo, la tiroides debe fabricar la cantidad justa y necesaria de dichas hormonas para que todo funcione correctamente. Si existe una excesiva producción de estas hormonas, llamamos a esta patología Hipertiroidismo. Si de lo contrario, la producción de hormonas tiroideas es insuficiente, se trata de Hipotiroidismo. En ciertos casos, ésta última es debida a inflamaciones de la tiroides como la Tiroiditis de Hashimoto. Veamos de qué se trata cada patología más detenidamente.

HIPERTIROIDISMO:

Cuando una persona padece hipertiroidismo, significa que su glándula tiroides fabrica demasiada cantidad de hormonas tiroideas; Muchas más de las que su cuerpo necesita. De hecho, el hipertiroidismo normalmente se diagnostica al percibir una concentración elevada de estas hormonas en la sangre. 

Esto provoca un metabolismo acelerado (por eso también se le llama tiroides hiperactiva) y los síntomas más frecuentes son las palpitaciones del corazón, ansiedad, nerviosismo, temblores y pérdida de peso a pesar de no perder el apetito. También puede provocar sudoración fácil, diarreas y cansancio inexplicable.

Una forma común de hipertiroidismo es la Enfermedad de Graves, conocida por como la enfermedad de “los ojos saltones” debido a un abultamiento de los globos oculares. También puede aparecer bocio, una hipertrofia y abultamiento de la tiroides. Su tratamiento consiste en intentar reducir la cantidad de hormonas tiroideas que produce nuestro cuerpo y disminuir los síntomas del hipertiroidismo en general.

HIPOTIROIDISMO

El hipotiroidismo, en cambio, ocurre cuando la glándula tiroides no produce suficientes hormonas tiroideas. Como la glándula tiroides es menos activa de lo normal, el cuerpo usa la energía más lentamente y el metabolismo se ralentiza. Los síntomas más comunes son cansancio, estreñimiento, debilidad, apatía, depresión y aumento de peso.

Una de las causas más comunes del hipotiroidismo es la Tiroiditis de Hashimoto, una enfermedad auto-inmunitaria. En estos casos, el sistema inmunológico ataca a la tiroides hasta que, con el paso del tiempo, la glándula deja de fabricar suficiente cantidad de hormonas y se produce el hipotiroidismo. El bocio también puede aparecer con el hipotiroidismo, ya que el ataque del sistema inmune a la glándula tiroidea provoca inflamación.

Su tratamiento farmacológico se basa en la administración diaria de pastillas que contienen hormonas tiroideas para conseguir concentraciones normales de éstas en la sangre. A pesar de ser un tratamiento sencillo, requiere visitar frecuentemente al médico, hacerse continuas analíticas e ir cambiando la medicación si es necesario.

EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE Y LA TIROIDES

Como bien sabes, en nuestro organismo existe un sistema (descubierto recientemente) llamado Sistema Endocannabinoide. No es casualidad que su nombre te recuerde a la palabra Cannabis. Esto es porque igual que nuestro organismo es capaz de imitar los efectos de los opiáceos como la morfina (las endorfinas), también es capaz de imitar el efectos de los fitocannabinoides (cannabinoides del Cannabis). con unas sustancias a las que llamamos endocannabinoides. 

La función del S.E.C es vital, ya que se ocupa del equilibrio de infinidad de procesos internos de nuestro cuerpo. Entonces, cuando consumimos fitocannabinoides como el CBD, éste tiene la llave para acoplarse al Sistema Endocannabinoide de nuestro organismo, gracias a los receptores CB1 y CB2 – que, en otras palabras, son las “puertas” que dejan pasar y actuar al CBD.

¿Y qué relación tienen el CBD y el S.E.C con la tiroides?

Se ha demostrado que en las células de la glándula tiroides existe una gran presencia de estos receptores CB1 y CB2 del Sistema Endocannabinoide. Por tanto, si el CBD se acopla a él y actúa, puede regular y luchar contra el desequilibrio de la tiroides. Es más, en 2015 salió a la luz un estudio que proponía el uso del CBD como agente terapéutico en tumores de tiroides.

Además, el CBD y otros cannabinoides presentes en el aceite de CBD, ejercen su función reguladora a nivel hormonal a través de los dos “ayudantes” de la tiroides: la glándula pituitaria  y el hipotálamo, así que también contribuye de forma indirecta.

Por otro lado, el CBD puede ayudar con los síntomas de las enfermedades de la Tiroides gracias a su función homeostática (equilibrio en los procesos químicos del organismo) como la inflamación y el dolor, la depresión, la ansiedad, el insomnio, y  la piel seca.

Conclusiones:

En definitiva, si por un lado entendemos cómo actúa el tiroides y a qué se deben las enfermedades de esta glándula y por otro tenemos en cuenta la cantidad de receptores CB1 CB2 que existen en ella, es sencillo comprender por qué el aceite de CBD puede convertirse en una potente alternativa natural para lidiar con este tipo de enfermedades. 

Sin embargo,  los pacientes con hipertiroidismo e hipotiroidismo suelen ser tratados con medicamentos tradicionales, aunque cada vez son más los pacientes que lo combinan con CBD para potenciar resultados, siempre y cuando sus dosis sean controladas y reguladas de forma profesional.

Debido a que pueden generarse interacciones entre el CBD y los fármacos, siempre sugerimos que consultéis a un especialista en el caso de estar tomando medicación!

¿Te ha parecido interesante el post? Comenta o síguenos en Instagram para estar al día de todo nuestro contenido!

*Toda la información de este post así como del resto del blog tiene fines educativos por lo que no supone un asesoramiento médico profesional.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *